17/2/2011

ERES UNA MARAVILLA

Me encontré por casualidad con esta "maravilla" que lo disfruten

EL NIÑO NORMAL

 Una compañera de Yoga me mandó este artículo tan fantástico (gracias Vanesa por compartir tus hallazgos con todas) y yo lo quiero compartir con todas y todos. 

Es de lectura recomendable tanto para embarazados como para los que ya han tenido a su bebé, "leer y tranquilizarse"  ¿quien quiere un bebé "normal"?, un OGM( Organismo Genéticamente Modificado),el hijo de la Publicidad y de las estadísticas.  

Respetemos a nuestros hijos y permitamos que crezcan "equivocadamente"


jueves, 7 de julio de 2011

El Niño Normal


Pesa 3,800 Kg. al nacer. Duerme siempre plácidamente, despertándose únicamente seis veces al día para tomar el pecho. Toma cinco minutos del derecho y cinco minutos del izquierdo, engordando exactamente 10 gramos el primer día, 20 el segundo día y así sucesivamente, hasta llegar a tomar exactamente 180 gramos de leche en cada una de sus comidas.


Sorbe vorazmente y sin interrupción e inmediatamente hace un pequeño eructo, durmiéndose felizmente a continuación. Nunca está ni enfermo, ni nervioso, ni es   caprichoso y no ha tenido ni siquiera un granito. Crece exactamente 200 gramos por semana, cada semana, durante el primer año de vida. Pasa sin esfuerzo del pecho, al chupete, al biberón de manzanilla, según la voluntad de sus padres y del pediatra.

Hace regularmente (pero no demasiada) caca y pis en el pañal, nunca por la noche.

Duerme seis horas seguidas por la noche desde que nació.

Ríe cuando se le coge en brazos, pero no protesta ni llora cuando se le deja solo en su habitación. Se duerme solo en su cuna, sin llorar o revolverse, abrazando tiernamente a su osito de peluche (u otro “objeto transicional”, el cual habrá sido recomendado por el experto de turno).

En el coche, se deja abrochar alegremente a su sillita sin retorcerse y sin protestar, quedándose dormido casi de inmediato.

Al llegar el cuarto mes de forma espontánea reduce el número de tomas a cinco comidas al día. A los cinco meses pasa, sin ningún problema, del pecho a la papilla hecha con caldo de verduras y, luego, a la papilla a base de cereales abriendo la boca como un pajarito sentado tranquilamente en su trona. A los 7 meses se ha destetado completamente y está listo para ir a la guardería, en la cual se integrará sin sufrir ningún tipo de crisis.

¿Lo reconocen? Esta es la descripción del Niño Normal. Ese oscuro objeto del deseo con el cual cada madre y cada padre, conscientemente o no, comparan a su hijo, sin jamás encontrar equivalencia. Es el niño de los verbos condicionales: «debería ser así…». Un OGM (Organismo Genéticamente Modificado), el hijo de la Publicidad y de las estadísticas.

¿Alguna vez te has encontrado con él? Lo dudo, porque existe sólo en el imaginario colectivo. El Niño Normal es siempre el hijo de otros, jamás el propio. Los niños reales, comparándolo con él, salen forzosamente perdiendo. Siempre tienen unos gramos de más o algunos gramos de menos, quieren mamar mucho más y mucho más tiempo de lo que está establecido por los “expertos”, quieren estar despiertos para que los mimemos y juguemos con ellos en lugar de estar tranquilos en su cochecito mirando al techo, lloran en un modo totalmente incomprensible a pesar de haberlos sometido a todos los tratamientos que recomiendan las mejores revistas del mercado. No quieren dormirse solos en su cuna, ni esperar plácidamente a que el sueño retorne si se despiertan durante la noche. Escupen sin pudor las carísimas papillas con todo tipo de vitaminas y minerales,  hacen la caca en el momento menos adecuado o se abstienen durante varios días sin dar ninguna explicación. Y, sobre todo, pretenden estar día y noche con su mamá, la cual no deja de preguntarse que cosa ha hecho mal para que su hijo no sea un Niño Normal.

Sí, porque detrás de cada niño “equivocado”(es decir, todos los niños reales) existe una madre igualmente “equivocada”. Así como el niño tiene que vérselas con el Niño Normal, cada madre tiene que hacer frente a la Madre Perfecta: esa que siempre tiene sus pechos repletos de leche, pero que, al mismo tiempo, pasadas un par de semanas del parto, luce un look de eterna adolescente, haciéndose cargo del bebé tan fácilmente como si bebiera un vaso de agua, y se “organiza” sin olvidar a su marido, la vida social y la vida laboral.

El cuerpo de la madre después del parto, este organismo misterioso, con sus hormonas completamente trastornadas, las pérdidas, la leche que gotea, los senos que cambian constante de volumen, los cambios de humor, el sueño interrumpido… es una imagen completamente diferente a la que nos enseña, una vez más, la publicidad o los libros y revistas para las madres. Ninguna madre nos podemos comparar con esa Madre Perfecta, al igual que no podemos equiparar a nuestros hijos con el modelo propuesto por los mass media

Sin embargo, los millones de niños que nacen en todo el mundo, que viven y que crecen como seres auténticos, con sus infinitas necesidades, tan únicos, tan diferentes entre sí, son una bendición para sus padres. ¿Por qué entonces desear un Niño normal, un ser totalmente abstracto, cuando un niño real y genuino está frente a nosotros? Si existiese de verdad el Niño Normal, si de la noche a la mañana apareciera en nuestra casa, estoy segura de que su presencia sería inquietante.

Abracemos fuerte a nuestro hijo, que puede que no encaje con las definiciones, las normas, las tablas, los esquemas, los juicios de los “expertos”… Dejemos que sea él a enseñarnos lo que efectivamente necesita, que es aquello que le hace sentirse bien… y esperemos que siga creciendo “equivocadamente”, y que conserve, pasando los años, eso que de único, nuevo y diferente tiene que enseñar al mundo.
Texto libremente traducido de Promiseland.it

16/2/2011

El Método Madre Canguro

"El método canguro consigue que la madre tenga más confianza"


María José Aguilar inauguró ayer en Huesca unas Jornadas sobre
Lactancia Materna
V.G.
06/02/2009
HUESCA.- "Es muy importante volver a promover de nuevo la lactancia materna", pero sin quedarse ahí. La pediatra María José Aguilar analizó ayer en el arranque de las jornadas organizadas por la asociación "Vía Láctea" la necesidad de fomentar la comunicación entre la madre y el bebé recién nacido, una relación que se puede fomentar a través del conocido como "método canguro", que consiste en que ambos estén en contacto físico el mayor tiempo posible.
Concebida en origen para los niños que nacían de forma prematura, "porque son los que más calor necesitan", la técnica comienza a aplicarse al resto de nacimientos, salvo el de "los grandes prematuros", en el Hospital de Barbastro, donde comenzó a aplicarse con éxito hace aproximadamente tres años.
"Hemos obtenido unos resultados muy buenos en cuanto a que hay una menor estancia hospitalaria en estos niños prematuros, hay más humanización y más contacto con el padre y con la madre, además de favorecer la lactancia materna", explicó a este periódico Aguilar, trabajadora de este centro.
"Además, desde que lo hemos implantado, han disminuido los ingresos en el área de recién nacidos y prácticamente ahora todos los niños pasan directamente a la madre, que es como una incubadora" que aporta al pequeño todo aquello que necesita en cada momento.
Más información

CANGUROS PARA BEBÉS DE UN KILO

EL MÉTODO CANGURO


Artículo de El País.

Hay sitios en los que incluso una incubadora para salvar a los prematuros es un lujo. Como Dakar. Pero ante la adversidad, espíritu positivo. El doctor Ousmane Ndiaye aplica el método Canguro para sacar adelante a cientos de minibebés. Tan natural como eficaz.
Llega Fatou con un ratoncito sobre su pecho. Y luego Ndiye, de 23 años, con otro pequeñín, piel contra piel. Y después Aïssatou, guapísima, con un resplandeciente vestido rojo estampado con grandes flores, llevando a una criatura de diminutas manitas. Y finalmente, Nogaye, con otro minúsculo bebé entre su pecho y su colorista ropa de color azul eléctrico. Van pasando por el hospital municipal Abass Ndao y por el centro de salud Rey Balduino, ambos en Dakar, la populosa, desbaratada, pero seductora capital de Senegal.
Son todas madres con bebés prematuros. La niñita de Fatou se llama Mariétou, tiene 10 días y pesa sólo 1,100 kilos. La de Ndiye se llama Marie Gueye, tiene 15 días y pesa 1,400 kilos. Aïssatou Ndiaye tiene 24 años y tres hijos; la última, Mbéne, es una pequeñina de un mes y cuatro días y pesa 1,350 kilos. La hijita de Nogaye Gukou se llama Penda, tiene un mes y 17 días y pesa solamente 1,150 kilos; la mamá ha cumplido 17 años.

11/2/2011

Amamantar en 10 pasos. Secretos útiles


La buena posición previene las grietas 

Información perteneciente a la revista NUEVO COMIENZO, Vol. 13 Numero 1 Año 2001





  • Revise la colocación del bebé. En un gran porcentaje, las grietas del pezón son causadas por una mala colocación del bebé. Cuando el bebé está bien colocado, la madre no siente molestia en el pezón, o ésta es muy poca, especialmente los primeros días. Revise los siguientes puntos para mejorar esta posición. 1.- La boquita del bebé debe estar bien abierta para que el pezón y gran parte de la areola entren bien en ella. Si la areola es muy grande, la madre puede ver parte de ella cuando el bebé come; por el contrario, cuando la areola es pequeña, el bebé tendrá entre su boca parte de piel adicional a la areola.
    2.- ¿Cómo hacer que el bebé abra bien la boquita? Muchas madres hablan a su bebé diciéndole que la abra, otras hacen cosquillas en los labios con la punta del pezón.
    3.- Sostener el seno es útil cuando la madre los tiene muy grandes o en los primeros días, para adquirir destreza. Sostenga su seno con la mano puesta por debajo y el pulgar por encima, lejos de la areola. La posición de los dedos en tijera impide que el bebé se afiance bien al seno y propicia las grietas del pezón.
    4.- El bebé debe estar totalmente de frente a usted para que no tenga que voltear la cabecita al prenderse al seno.
    5.- Los labios del chiquitín deben estar algo relajados y un poco volteados hacia afuera como si el bebé fuera a silbar. Él debe estar tan cerca de usted que su nariz y su quijada tocan el seno. El respirará por los espacios libres que quedan a los lados de su naricita.
    6.- Si usted está sentada, el bebé debe estar a la altura del seno. Si el bebé queda más abajo, puede resbalarse y terminar succionando de la punta del pezón, lo cual hace que usted se agriete.
    7.- Muchas veces, un brazo del bebé queda entre la madre y él. Esto hace que se marque una distancia entre ambos dificultando el adecuado afianzamiento.
    8.- Durante la lactada, el bebé no debe resbalarse hacia la punta del pezón. Si esto sucede, retírelo del seno y vuelva a comenzar. Para hacerlo, rompa la succión para evitar daño en el tejido, introduciendo un dedo en la comisura de la boca, oprimiendo el seno cerca de la boca del bebé o jalando la quijada del bebé.

    ¿Cómo saber que el bebé succiona bien?

  • 4/2/2011

    Premio “Canguro del año 2010″

    Premio “Canguro del año 2010″

    Cada vez son más las celebridades que también llevan a sus hijos cerca utilizando portabebés. Como reconocimiento a la labor de difusión que llevan a cabo, ha surgido la idea de hacer mención desde la Red Canguro a quienes nos han parecido los ejemplos más representativos del buen y el mal uso de portabebés.


    • Premio limón, diseño o uso incorrectos de los portabebés: Gucci, por la fabricación de portabebés fisiológicamente no respetuosos e inseguros, como demuestran las fotografías en las que aparece Elena Tablada con la pequeña Ella en una mochila portabebés no ergonómica, que se desabrocha accidentalmente por un lateral y la hija del famoso cantante David Bisbal es salvada de caer al suelo gracias a los reflejos de la madre, que cogió a la bebé al vuelo, como se ve en las fotos que siguen. Estos incidentes se podrían evitar en gran medida si hubiera un mayor conocimiento de qué portabebés son más adecuados para llevar al bebé.


    www.hola.com
                      







    www.revistacuore.com