10 jul. 2013

Porteo y displasia de cadera

Beneficios de llevar al bebé en las caderas

Por Ingrid van den Peereboom, Asociación Peau à Peau (Bélgica). Traducido por Red Canguro.
La separación de las piernas es excelente para los niños. Los problemas de cadera son además un problema mucho más común en las sociedades que utilizan el cochecito intensamente que en aquellos en los que se lleva al bebé cargado durante todo el día.
La Dra. Kirkilionis explica en “Ein baby will getragen sein” (”El bebé quiere ser portado”) que la cría humana está preparada para ser llevada sobre la cadera de un adulto (a partir de la 4ª semana de edad si usted lo desea). La cría del canguro es un portado pasivo. Las crías del chimpancé son portados activos, que se agarran al pelaje del adulto que les porta (macho, hembra o ambos, aunque existen diferencias culturales dentro de los grupos de la misma especie) con sus patas. Cuando pasamos a ser bípedos perdimos la fuerza de agarre de las piernas, entonces, nos instalamos en la cadera de nuestros padres y familiares.
Leer más
Anotar que los pediatras occidentales han inventado el doble pañal y otros pantalones o arneses de reeducación de la cadera para “provocar”, en los bebés que necesitan tal tratamiento, la posición “piernas elevadas y abiertas”, que se llama normalmente “la posición de ranita”, después de haber observado que los bebés portados sufrían menos de este mal.
¿Por qué no se ha recomendado simplemente el llevar a los bebés encima ya que coloca naturalmente las piernas en la posición correcta???*
La displasia me la ha explicado una madre cuya hija la sufría. (Estas explicaciones le fueron transmitidas por su pediatra). Al nacer, los huesos de la cadera así como sus cartílagos no son lo suficientemente rígidos. La cavidad que aloja al cuello del fémur y éste no encajan completamente. La cabeza del hueso del fémur puede entonces salirse de su cavidad, lo que conlleva a una distorsión y/o una malformación de los ligamentos que rodean la articulación. La abducción de las caderas (es decir, el mantenimiento de las piernas en posición abierta) coloca la cabeza femoral en el fondo de la cavidad de la pelvis. Basta con procurar esta posición durante algunos meses, el tiempo necesario para que el cartílago se refuerce y/o se desarrolle, impidiendo de nuevo la salida de la cabeza del fémur de la articulación.
(Para aquellos y aquellas que saben de mecánica, se trata del mismo sistema que las rótulas de dirección). Un bebé portado, preferentemente sobre la espalda o el vientre (en oposición a la cadera), tendrá las piernas abiertas de manera natural, lo cual no puede más que hacerle un gran bien!
Dejemos las explicaciones de este pediatra y retomemos a Kirkilionis (etóloga humana) quien escribió que mientras un bebé o un niño está a horcajadas sobre la cadera, las piernas no están fijas, sino que se mueven a cada paso del porteador, así como a cada movimiento del niño. Esto favorece todavía más una buena evolución de la cadera del niño.

Un bebé recién nacido adopta por instinto la posición "ranita"
Más información sobre la posición ranita y sobre la posición correcta en un portabebés.
Publicar un comentario