20 feb. 2015

Como envolver al bebé para evitar la displasia de cadera


22 de julio de 2014 | 21:01 CET
Lola Rovati. bebeymas.com



Envolver al bebé es una práctica utilizada desde la antigüedad para calmarle y aportarle seguridad. La sensación que le aporta estar envuelto en una sábana o manta le recuerda a la contención que experimentaba dentro del útero materno, por tanto, aunque el mejor sitio para un recién nacido son los brazos, envolverlo también puede ser un buen método.
Ahora bien. Hay que conocer las técnicas correctas para envolver al bebé, ya que no hay que inmovilizarlo, pues podría ser perjudicial para el desarrollo natural de sus huesos, en especial los de la cadera. Por eso, os dejamos este vídeo sobre cómo envolver al recién nacido para evitar la displasia de cadera.
Los huesos de los recién nacidos son aún muy flexibles y un mal hábito a la hora de envolverles puede provocar problemas graves en las articulaciones.
Apretar demasiado la envoltura, o una envoltura inadecuada, hace que las piernas del bebé queden rectas, cuando su forma natural es en forma de M, como una ranita. Dejarlas tiesas en paralelo puede provocar que se descoloque la cabeza del fémur, hueso superior de la pierna, de la cavidad de la cadera provocando así una displasia de cadera en el bebé.
Os dejamos este vídeo en el que un experto en displasia de cadera nos explica cómo se debe envolver de forma adecuada al bebé respetando la posición natural de sus piernas y previniendo así este problema tan habitual entre los recién nacidos.
Publicar un comentario